Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Camino de Santiago

Λ

Y por fin... Te encontré

Un nuevo día amanece.

Abres los ojos y, sin levantar cabeza, tu cuerpo te dice basta.

No tienes vida, abres los ojos sin motivo alguno, luchas, pero no sabes por qué...

Aún, sabes que tienes que continuar.

Te ves en medio de tu camino, sólo.

Miras a uno y otro lado, pero no ves nada;

el sol atraviesa la espesa niebla; ambos desmarcan el son de tus sentidos,

no sabes si estás soñando... o si lo que ves es real.

En algún momento, el agua de lluvia roza tus párpados;

un pequeño escalofrío recorre tu espalda.

El agua rezuma por todo tu cuerpo, eso te tranquiliza...

Abres los ojos, quieres salir corriendo, pero aún por dentro, estás muerto.

En tu camino descubres que no hay mayor motivo de vida, que el hecho de seguir vivo.

Puedes caminar, sabes que llegarás al final del cruce que te llevará hacia tu meta, con ayuda.

Ves un pequeño destello al final del camino, cegador y lúcido, tal que no puedes mirar hacia allí, así que tienes que caminar mirando hacia otro lado...

¿Qué es lo que me espera?

Esa luz cada vez es más intensa;

ahora puedes ver con más claridad la inmensidad de cosas que te rodean,

dulces fuentes de agua que refrescan tu vida, un apoyo con el que impulsar tu fuerza,

e incluso el camino por el que pisar con firmeza;

sin embargo... no puedes ver aún el final.

Puedes contemplar la grandeza de lo bello, de lo eterno.

Comienzas a amar todo lo que ahora puedes ver, el amargor de la soledad desaparece...

No es sino amor, darte cuenta de que son ellos los que te hacen levantarte y seguir, luchar y compartir.

Es entonces cuando estás seguro de haber seguido el camino correcto, tu camino.

El final está cada vez más cerca;

en este momento puedes ver más allá con los ojos cerrados que abiertos;

respira, relaja tu cuerpo, no tienes prisa.

El final está cada vez más cerca;

la luz que guiaba tu camino está entre tus brazos...

Consigues atraparla, pero por sí misma desaparece.

Alguien se acerca a ti, siguiendo su propio camino...

esa luz que encontraste, no la pierdas de vista, está dentro de ti.

Es entonces cuando infinidad de luces se encienden a tu alrededor, tus ojos por fin se abren, ahora tienes un motivo por el que continuar el camino y, por conseguir, gracias a lo que amas, aquello que siempre has soñado y por lo que siempre lucharás... ser feliz.

El Camino de SantiagoGuía práctica

Camino de San Salvador
Actualizada la App de Camino de Santiago

Otros servicios

Ver la Guía práctica del Camino de Santiago en:


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto