Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Camino de Santiago

Λ

De lo físico a lo espiritual.

1131 fotos del viaje

150 km

28 km por día aproximadamente

16 días

12 pausas en el camino

9 albergues de TODAS clases

3 excelentes amigos (uno de antes y 2 nuevos)

2 catedrales IMPRESIONANTES

1 amor de mi vida de compañía

0 fracturas

-1 uña (la perdí... )

-5 grados temperatura más baja

El camino de Santiago no es un camino de divinidad, ni de santidad, ni de a veces, mal entendido sacrificio y humildad. El camino de Santiago es un camino de encuentro con uno mismo, de darse cuenta paso a paso, por kilómetros que parecieran interminables que la fortaleza del espíritu va mas allá de la capacidad física que se piensa tener. Cuando se comienza el camino o el camino comienza con uno es la emoción y la soberbia de seguir igual o más rápido de lo que lo hacen los demás, lo que te hace comenzar, primer error del caminante, querer ir a otro ritmo que no es el propio.

El ritmo se va marcando bajo los pies, en cuanto se va adecuando el cuerpo a las incomodidades y las inclemencias del tiempo, en cuanto se va aprendiendo ese respeto a los caracoles por caminar siempre con su casa a cuestas, en los peregrinos que marcan el tramo a seguir, en el compañero de viaje, que cambia a cada esquina y en un alberque perdido se vuelve a encontrar en el calor de una buena y merecida copa de tinto.

No hay nada que se agradezca y se merezca más que una noche de descanso, un baño tibio, un respiro a los pies, a las ampollas y a las reflexiones del día. No hay nada que se extrañe más que a los que se quedaron, los que no caminaron, los que quizá no comprenderán la locura de seguir caminando por caminar, nunca por llegar.

Una vez vencida la parte física (siendo realistas de haber sucumbido ante ella) llega la parte mental; cuando a través de caminar un paso más, de caminar como si no doliera, se saca fuerza solamente de lo que se quiere y más importante de lo que se cree que es el camino se sigue con una sola idea en la mente ¿Quién me tiene en este camino cuando bien podría estar en alguna playa bajo el sol, o en algún lugar de descanso? La respuesta es solo una, Tú.

El caminar por donde ya tantos han ido es más que eso, es conocer, encontrar, encontrarse, reconocerse. Cuantas veces pasamos por la vida solo viendo el suelo delante de nuestros pies, sin voltear la vista al frente, a los lados, atrás, para ver de dónde venimos e ignorar a dónde vamos. Esa condición tan humana de dejar huella, de trascender, se ser alguien o hacer algo que nadie haya hecho, sin darnos cuenta que no hay paso que no se haya dado, camino que no se haya cruzado, esfuerzo que no se haya superado.

La mente es poderosa, el cuerpo lo es más.

No hay camino correcto, no hay decisión equivocada, es solo en el momento que la mente logra controlar al cuerpo donde no lo vence, contrariamente, lo lleva a un nivel de trabajo que solo se puede explicar con llegar a una experiencia espiritual, solamente alcanzada por unos pocos, donde se camina sin sentir, pero se avanza con sentido.

El camino exige, premia, castiga, da a manos llenas y nunca se queda con los céntimos.

Se emprende por la experiencia, por sentir que se avanza y se llega a algún lado, en la búsqueda de una recompensa personal, ya sea física, mental o espiritual, con suerte las tres; el camino no se mide en kilómetros recorridos, tiempo transcurrido, lesiones sanadas. El camino se mide en aprendizaje, en experiencia, en vida vívida.

Prontamente se llega a la conclusión de que nada se necesita, que todo es absolutamente prescindible y que nada ni nadie, inclusive uno mismo es quien descubre al camino; El camino se deja descubrir y como único aprendizaje de vida deja el seguir en pie, el seguir caminando, el sentarse a descansar, a ver el paisaje y volver a caminar, el saber que una vez llegando a Santiago, queda un regreso, un camino inversamente proporcional, un siguiente punto en la ruta.

Buen camino...

El Camino de SantiagoGuía práctica

Camino de San Salvador
Actualizada la App de Camino de Santiago

Otros servicios

Ver la Guía práctica del Camino de Santiago en:


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto