Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Camino de Santiago

Λ

Peregriños nos vemos y nada más sabemos

Coincidí en Sarria, visitando a un alquimista, con un peregrino muy singular. En algún albergue lo había visto ayudando a los hospitaleros, tomando parte activa en las labores propias de ayudar a los peregrinos.

Establecimos amistad y desde Sarria fuimos juntos hasta Santiago. En una ocasión me confesó que, además de peregrino, era también hospitalero y que tenía como lema en esta función el trato y espíritu que se daba en el Albergue de Grañón a todo peregrino.

Penúltima etapa, día lluvioso gallego de últimos del otoño. Por fin llegamos a Pedrouzo el grupito de seis que habíamos coincidido y ayudado en la embarrada marcha. Los albergues en diciembre no suelen estar muy concurridos así que encontramos fácil acomodo.

La hospitalera, funcionaria hasta la médula, nos asignó litera y sin moverse de su mesa, nos señaló donde estaban los servicios y la cocina, indicando que estaba desprovista de vajilla y de utensilios. No obstante mi amigo, provisto de gran empatía, consiguió que la hospitalera sacara una cazuela y unos platos de plástico. Se hizo la cena para los seis del grupo mas dos o tres españoles que estaban en el Albergue.

Estando cenando, ocho y media muy oscuro y lloviendo, aparece la hospitalera; requiere a mi amigo para que la sustituya, pues tiene un compromiso. Ella tenía referencias, sabía que dejaba en buenas manos la dirección.

Ese día, sábado, la selección Española de fútbol jugaba a las diez de la noche (Hora del cierre del albergue, apagar las luces, silencio, etc.). A mi compañero, todo el grupo que habíamos cenado; a unísono. ¿PODEMOS IR LA FUTBOL? Que si, que no... a las diez menos diez ?IR PERO COMPORTAROS?

Termina el partido, poco más de las doce aparecen seis de los nueve que habían salido. ¿Donde estas los otros? Nada, están terminando el último chupito.

La una menos cuarto. Aparecen; entre dos llevan en medio a un tercero, pues no andaba muy bien por el peso de los chupitos. Uno de los porteadores, dijo que atendía sin ningún problema al Chupitero. Todos a dormir a las literas, solamente se escuchaba los ronquidos normales de una noche de albergue.

Marcha al día siguiente, cada uno a su paso con la alegría de estar por la mañana en Santiago para terminar la peregrinación con la Misa de Peregrino y el Botafumeiro. Mi amigo y yo, a las 12 de la mañana estábamos dentro de la Catedral, con la alegría inigualable de haber conseguido un BUEN CAMINO.

La sorpresa fue cuando me dijo: ¡Mira quien está en el altar con el arzobispo leyendo el evangelio! Miré, no daba crédito a mis ojos. El que leía las escrituras era el peregrino que la noche anterior había metido en la cama al trasnochador chupitero. Revestido con toda la ceremonia de su alto cargo. El camino no distingue, ni destaca, todos somos PEREGRIÑOS/AS.

El Camino de SantiagoGuía práctica

Camino de San Salvador
Actualizada la App de Camino de Santiago

Otros servicios

Ver la Guía práctica del Camino de Santiago en:


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto