Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Camino de Santiago

Λ

De Beniscornia a Compostela, el Camino es un encanto

De Beniscornia a Compostela, el Camino es un encanto

La familia. Un vaso de agua. Una ducha caliente o fría. Un techo bajo el que dormir. Una cama con sábanas. La conversación con alguien desconocido. La amistad sincera de alguien al que quizá no vuelvas a ver. El desprecio en algunas miradas,: ?eso mismo debe sentir un vagabundo cuando yo lo miro? .La soledad. El silencio.......

No podía imaginar que para mí, el sentido y significado de estas palabras, es ahora distinto a cuando en el año 1999 y después de hacer las etapas del Camino desde O Cebreiro a Santiago, pensé en la posibilidad de completar todo el Camino Francés.

A partir de ese momento, y dando vueltas al ?melón?, surgió la idea de hacerlo partiendo desde mi casa, total de casi 1.200 km. que separan Compostela, de este pequeño pueblo de Murcia.

El camino no es más que un medio,

un terreno que se pisa,

una senda por la cual se desplaza el peregrino.

El punto de partida es su hogar.

En el diario que al final de la etapa escribo, han quedado reflejadas infinidad de anécdotas, sucesos, discusiones, alegrías, etc.; pero sobre todo, queda en la memoria, el recuerdo de la gente con la que hemos compartido nuestra ilusión por llegar a Santiago.

¡jaaa...jaaaa...jaaa! Una encantadora abuela, nos saca de nuestro maltrecho y cansado cuerpo, una sonrisa. La buena señora, afirma con rotundidad, que si vamos caminando de Murcia a Santiago es, sin duda, la penitencia que debemos pagar por no se sabe que gran pecado que hemos cometido. ¿Por qué otro motivo, alguien iría caminando en estos tiempos en que hay tan diversos medios de desplazamiento?. A pesar de su convicción de que mi compañero peregrino y yo somos unos grandes pecadores, nos tiene por arrepentidos y promete que rezará por nosotros para que consigamos cumplir ?la penitencia? y así salvar nuestra alma.

Pero, claro está, no todo el mundo nos toma por grandes pecadores, pues algunos días después y en una situación parecida, un campesino con el que entablamos conversación, se esforzaba en sonsacarnos que partido político o sindicato, era el que nos subvencionaba esta caminata, pues si no era algo pagado, no entendía por que no íbamos en tren.

La falta de albergues en las 3/4 partes del camino, nos hace que tengamos que dormir en pensiones, en los pueblos donde las hay y nos alquilan habitación, pues a veces, las niegan por nuestra pinta. Debemos tener en cuenta que andábamos por zonas en las que no había un Camino reconocido.

Si Santiago un día nos pone a prueba, sobre todo complicándonos el alojamiento, otro día nos da grandes satisfacciones.

Es Gotarrendura un pequeño pueblo de poco más de 200 habitantes en la provincia de Ávila donde, se cuenta, vivían los padres de Santa Teresa. Allí es donde nos preparó ?Matamoros? una de las grandes alegrías de nuestro Camino. Nos recibieron los Concejales y posteriormente el Alcalde. Nos invitaron a comer una paella preparada expresamente para nosotros, y a falta de albergue (ahora, después de nuestra visita, ya lo hay) nos dieron la llave del Ayuntamiento para que durmiéramos en él. El duro banco del Salón de Plenos, lo recuerdo como el más esponjoso colchón que pueda imaginar y el lavabo donde nos aseamos a falta de ducha, nos pareció el mejor de los balnearios. El que ofrece lo que tiene, no está obligado a dar más.

Santiago lo tenemos a tiro de piedra. Después de casi 1200 kilómetros andando, 40 etapas y 11 provincias cruzadas, infinidad de anécdotas, malos y buenos ratos pasados, ganas de abandonar, lesiones, incomprensión, alegrías, etc. etc., es hora de hacer resumen del encanto y el desencanto del camino:

?El encanto es la gente buena. El desencanto es la otra gente.

El encanto de ver la capacidad de recuperación que tiene el cuerpo ante el sufrimiento físico. El desencanto de lo mucho que se sufre no tanto físico, como moral ante la incomprensión.

El encanto del paisaje. El desencanto de las barbaridades que el hombre hace en la naturaleza.

El encanto de un plato de lentejas hechas por una alemana en Foncebadón. El desencanto, comer en un restaurante donde te miran como pordiosero porque vas con mochila.

El encanto de la solidaridad durante el camino. El desencanto de lo que encuentras cuando te vas acercando a Santiago.

El encanto de la familia que te apoya. El desencanto de dejarlos durante tanto tiempo.

El encanto de esa ducha que esperas sea caliente, luego templada, te conformarías que fuera fría, y al final agradeces un destartalado lavabo en la casa de un paisano que te da cobijo. El desencanto esta en los hoteles.

El encanto de dormir en el Ayuntamiento de un pequeño pueblo. El desencanto, ver como te niegan el cobijo y una cama, aun pagando, por la pinta que llevas.

El encanto de llegar sin lesiones. El desencanto que produce en los peregrinos las ampollas.

El encanto de los amigos que haces. El desencanto, tener que separarte de ellos, sabiendo que no los volverás a ver.

El encanto de llegar a Santiago. El desencanto de ver la entrada a Santiago.

Pero sobre todo hay que recordar el encanto de la buena gente, porque a pesar de todo, o precisamente por esto,

?El camino es un encanto?.

El Camino de SantiagoGuía práctica

Camino de San Salvador
Actualizada la App de Camino de Santiago

Otros servicios

Ver la Guía práctica del Camino de Santiago en:


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto