Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Camino de Santiago

Λ

El Camino y sus gentes

Comenzaba a andar la década de los 80 y acompañando a mis alumnos de 8º de la antigua EGB hice mi primer viaje de fin de curso desde un pueblo de la provincia de Valencia a Galicia. En dicho viaje, visita obligada a Santiago.

Tengo que decir que la llegada a la plaza y su inigualable Catedral me impresionó y, como no, el ver a tanto peregrino que finalizaba su viaje. Desde aquel mismo instante supe que también yo, un día, llegaría allí con mi mochila.

Y, finalmente, en julio de 2012 anduve las 6 últimas etapas del Camino Portugués de Tui a Santiago. Experiencia inolvidable.

Siguiendo las indicaciones de la Guía que llevaba impresa, inicié la primera etapa de Tui a O Porriño. Aún dentro del casco urbano de Tui, al llegar al desvío que conduce hasta la parroquia de San Bartolomé de Rebordans, continúo adelante sin tomar dicho desvío a la derecha.

Inmediatamente sale de su casa una señora gritando:

- Señor, señor... a Santiago por ahí...!

Y cogiéndome del brazo me lleva delante de la concha que indicaba claramente el camino y que yo no vi. Siguió con sus explicaciones, ya conocidas por mí, en las que me indicaba cual era la parte de la concha que señalaba el camino a seguir.

Sigo el Camino, una etapa tras otra y, finalizando la 4ª etapa dirección a Caldas de Reis, llego a la aldea de Tivo, donde encuentro una fuente en la que aprovecho para refrescar, descansar y rellenar la cantimplora...

En ese mismo momento llega un señor mayor apoyándose en su bastón y me pregunta:

- ¿Está fresca el agua?

Le respondo afirmativamente y con su dedo índice hace un gesto negativo y añade:

- Ésa es agua traída; allí, en la otra plaza, hay otra fuente que, esa sí, es de manantial...

Acepto muy gustoso su recomendación y, tras un breve descanso, continúo la etapa hasta Caldas de Reis.

Cruzando el puente sobre el río Umia busco con la mirada a alguien que me pueda indicar el camino hasta la pensión en la que tenía previsto hacer noche.

Veo a un señor al otro lado de la calzada, levanto mi mano para llamar su atención y empiezo a cruzar. Inmediatamente, levanta la suya indicándome que no cruce, y lo hace él. Muy amablemente me pregunta qué deseo y le pido me indique la dirección que busco.

Me responde que no está totalmente seguro, pero que debo torcer a la izquierda por la rúa Laureano Salgado y luego seguir a la derecha pero sin saber a ciencia cierta por qué calle he de torcer.

Seguidamente me recomienda que, como buen peregrino, debo refrescar mis pies en la fuente de Las Burgas.

Relajando los pies en las aguas termales y ensimismado en mis pensamientos no percibo que dicho señor había vuelto y estaba de nuevo a mi lado.

Mientras yo bañaba mis pies en la fuente, él se había acercado a un bar próximo para informarse y había vuelto adrede para indicarme la ruta a seguir. Se despidió muy amablemente deseándome un Buen Camino y yo me quedé aún allí pensando en cómo eran las gentes con las que me encontraba.

Inicio la sexta y última etapa de Padrón a Santiago y pronto me sale al encuentro la colegiata de Santa María de Adina. Junto al muro de piedra que rodea el cementerio anexo encuentro una fuente y aprovecho para beber. Curioseando por encima del muro veo una señora que está colocando flores en una tumba.

Nos saludamos con una simple mirada al tiempo que levanto mi brazo. En ese momento, me pregunta:

- ¿ Busca la tumba de don Camilo?

Conocía por la Guía que nuestro Premio Nobel yacía en ese cementerio y pregunté dónde se encontraba. Señalando con su brazo me dijo:

- Ahí mismo, bajo ese olivo.

Visité su tumba y escuché cómo don Camilo me despedía deseándome un Buen Camino, al igual que el día anterior, junto a Rosalía de Castro, me habían dado la bienvenida a Padrón, cuando llegué al Paseo del Espolón.

Llegué a Santiago y cumplí mi deseo. Me quedé satisfecho, pero sediento de más Camino. Volvería a seguir esas flechas amarillas y esos mojones de piedra.

Había ido a Santiago pero no al Salvador, había visitado al siervo pero no al Señor; así que en mayo del presente 2014, inicié de nuevo el Camino desde la catedral del Salvador de Oviedo.

Amparado en las orientaciones e indicaciones de la Guía, voy zigzagueando por el centro de Oviedo buscando la salida de la ciudad.

Las orientaciones están claras, pero unas conchas incrustadas en las aceras me hacen dudar: parece que indican el camino en sentido contrario y me llevan de nuevo a la Catedral.

Haciendo caso omiso a las conchas llego a la Avenida de la Florida. En la rotonda cercana, localizo la talla de Santiago que me confirma el Buen Camino.

Me encuentro con un señor que hace el paseo matutino con su perro, nos saludamos y decide acompañarme hasta San Lázaro de Paniceres.

Mientras hablamos me descubre la gran incógnita que me turbaba desde que salí del Salvador:

¡ EN ASTURIAS LAS CONCHAS ESTÁN INDICANDO EL CAMINO EN SENTIDO CONTRARIO A COMO LO INDICAN EN GALICIA !

Nos despedimos y, de nuevo con la Guía en mis manos, sigo el Camino hacia Grado.

Sí, así son LAS GENTES DEL CAMINO, gallegas y asturianas, las que a pesar de tantos y tantos peregrinos que, a diario, siguen el Camino, siempre están dispuestas a ayudar

Sirva este artículo como un gran RECONOCIMIENTO a todas ellas.

El Camino de SantiagoGuía práctica

Camino de San Salvador
Actualizada la App de Camino de Santiago

Otros servicios

Ver la Guía práctica del Camino de Santiago en:


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto