Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Camino de Santiago

Λ

El Carrito Jacobeo.

Muy frío, diciembre de 2001.

He estado en Portugal por trabajo, durante diez días.

No se cruza a diario el Océano Atlántico. Por lo tanto no voy a volver. Me voy a hacer el Camino de Santiago.

Empiezo mi Camino en Roncesvalles, dijeron que no ha habido un invierno tan frío en España desde hace veinticinco años.

Nieve y hielo, es difícil caminar, un charco se convierte en pista de patinaje. Muchos albergues cerrados.

"Son todos locos, los vascos y los brasileños."

No estaba preparado para hacer el Camino, tenía una mochila ligera tubular, todavía se balanceaba de lado a otro y ya me molestaba mucho.

El albergue de Belorado estaba cerrado por reformas, ya era noche y la salida es hablar con el cura. Él me dijo que había un anexo donde mantienen material de construcción, me puso a dormir allí.

Es la primera lección del Camino; Nunca quejarse de lo que se ofrece.

Entre los muchos trastos, allí estaba el resto de un cochecito de bebé con suspensión, debía ser de una familia muy rica.

Me acosté con el carrito en la cabeza. Temprano en la mañana veo que la parte inferior está separada del resto de los accesorios. Eran las ruedas y la parrilla para poner los pañales.

¡Es ahora!

Tengo que partir a primera hora de la mañana, aún antes del amanecer, pongo la mochila por encima, ato una cuerda de rafia que había encontrado y..,

¡¡¡ Cara a Santiago!!!

Pocos peregrinos caminando, controlaba por los libros de entrada de los albergues.

Encuentro con algunos por el Camino. Siempre comento cosas que había visto o hechos que sucedieron. Una formación de nubes, una capilla o un hermoso castillo en la colina.

La respuesta era siempre la misma; -No he visto, no noté, o no me di cuenta.

Eso me desconcertaba.

Más tarde me di cuenta de que los europeos caminan con el cuerpo arqueado, mirando las piedritas en el suelo, debido al peso de sus hermosas mochilas cargueras de 90 litros que deben pesar unos 15 kilos.

Con la mochila en el Carrito, yo tenía el mundo adelante.

Se acerca la Navidad.

Buenos recuerdos tengo de Carrión De Los Condes, tras pasar la Navidad con el cura José Mariscal y su hermana, la señora Margarita.

Después de la Misa de medianoche, el cura y doña Margarita dejan en el albergue una tarta de Santiago y una botella de sidra para la cena.

Año nuevo en Ave Fénix con el druida Jesús Jato.

Villafranca Del Bierzo celebra en fiesta.

Algunos franceses y alemanes que buscaba Jato en otros albergues para la fiesta.

Banderas, pitos, mucha comida y mucha bebida.

Todo listo para la medianoche, cuando Jato prepara una queimada especial. La primera del año.

Suerte que tuve, pasar la Navidad con el cura Mariscal y un nuevo año pagano con Jato y su familia.

Y el Carrito heroico por las colinas de O Cebreiro con senderos cubiertos por erizos de castaño.

A Galicia.

Tierra celta. Donde hay verde, donde las rosas florecen en el invierno, donde matan cerdos en las calles, donde las mujeres, como en el norte de Portugal, hablan carallo con la mayor naturalidad.

Como llueve en Galicia.

En Monte Del Gozo, Santiago a la vista cubierta de niebla.

Después de cumplir todos los rituales como ir al taller del peregrino, a la misa del mediodía, y tomar fotos del Carrito en la Plaza Del Obradoiro, me voy al Hostal dos Reis Católicos que ofrece desayuno, almuerzo y cena gratis durante tres días, a los primeros diez peregrinos que llegaren.

A largo de todo el Camino, comí solo lentejas, pan y jamón cocido. Estaba delgado y débil.

Eso era el cielo!

Pero, el Camino no ha terminado.

Mi vuelo de regreso salía de Lisboa diez días después, estaba acabando mi dinero y como yo no estaba allí para hacer turismo?

Me voy hasta el final de la tierra!

Finisterre.

El gran final.

Un pequeño pueblo que vive de la pesca artesanal, atrapado en un promontorio que se adelanta sobre el Mare Tenebrosum.

Que bella de vista tengo de la bahía de Fisterra, mirando a través de las ventanas del bar Galería.

Cientos de barcos coloridos iluminados por el Sol que se pone en el Atlántico.

Un bar donde atopas bebidas y buenas conversaciones.

Punto de reunión de gente hermosa y los intelectuales del lugar, está lleno de fotografías en las paredes y aparejos de pesca en el techo.

Paso las tardes en el puerto hablando con Pepe, un viejo carpintero de ribeira, el único que trabajaba en la siesta. Hasta las cuatro de la tarde la ciudad está desierta.

Es hora de ir al faro, que se encuentra en la punta del cabo.

La leyenda dice que los habitantes de Finisterre cuando vislumbraban un buque de carga, colgaban el faro para que el barco hundiese y pillaban su carga.

Uno de los puntos más peligrosos para la navegación. Se llama A Costa da Morte.

Justo debajo del faro hay un lugar donde se cumple el ritual de quemar la ropa y los calcetines del Camino.

Con la ropa, quema también el compañero Carrito.

Él que me absolvió la carga, escuchó en silencio mi llanto de mal humor con el ardor de las ampollas.

Me oyó blasfemar cuando mis piernas dolían en las Calzadas que nunca finaban.

Me ayudó a caminar cuando por los descensos de la Cruz de Ferro en Manjarín, seguía adelante tirando de mí, como tratando de decir; \\"Date prisa que el Camino es largo\\".

Cumplió su Camino.

Como Yacobe, pidió para ser quemado en Finisterre.

Amigo Cochecito.

Te dedico mi Compostela.

El Camino de SantiagoGuía práctica

Camino de San Salvador
Actualizada la App de Camino de Santiago

Otros servicios

Ver la Guía práctica del Camino de Santiago en:


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto