Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Camino de Santiago

Λ

Mañana llegaremos a Santiago

Me había propuesto ir escribiendo una crónica y darle participación a nuestros seres queridos; a poco de andar me di cuenta que no era posible. Al terminar cada jornada daba lugar al baño y recuperación, luego compartir la cena y charla con los peregrinos, era una picardía recluirte.

El Camino Primitivo de Oviedo a Melide es una cosa, camina cierto tipo de gente, desde allí donde empalma el Francés, se vulgariza, la gente tiene distintas motivaciones, cambia el ambiente.

Me alegra que hayamos elegido el Primitivo, va más con nuestra forma de ser, lo disfrutamos, hemos aprendido tantas cosas de la vida y de nosotros mismos y conocido gente magnífica, no mucha, porque no es muy transitado, pero muy interesante.

Al ser pocos caminantes se genera otra relación, los conoces, los pierdes al día siguiente y luego en el lugar más desolado y perdido del mundo, los encuentras en un sendero o sentados en una piedra. El sitio principal de reunión es el albergue, pero no siempre coincides.

El camino es adictivo, vas encontrando gente que viene transitándolo desde hace años y las experiencias de esos peregrinos son fascinantes.

Nuestra relación más cercana fue con cuatro españoles de Valladolid, Luis, Nicolás, Ángel y Javier. Personajes peculiares, compañeros de trabajo, que año a año, rinden culto a la amistad guardándose unos pocos días para salir al camino. Se encariñaron con nosotros, fueron protectores y consejeros, nos trataron de maravilla, Luis, un poco el enfermero y padre de los demás, me ha curado los pies destruidos como lo hacía con sus amigos. Caminaron este año cinco etapas, no contaban con más días y fue triste despedirnos. Nos habíamos encariñado y divertido a más no poder.

Creo que el camino tiene un poco similitud con la vida, depende cómo la encares y la respetes es cómo te va, también similares contingencias impredecibles se presentan.

Uno anda por la vida dirigiendo al cuerpo con la cabeza, y acá te das cuenta de que se debe pensar con los pies. Ellos en primer lugar y luego el corazón, entendido como garra, espíritu, te llevan a Santiago, si los cuidas no llegas, la cabeza es un accesorio para el disfrute del paisaje y de las cosas lindas.

Dicen que no hay peregrino sin ampollas, y si bien Eloisa rompió con esa tradición, yo las sufrí muchísimo. Llegando a A Fonsagrada, creí abandonar, no podía apoyar mis pies, sólo unas plantillas de silicona me permitieron seguir. Todas las etapas tienen dificultades y en algunas, como la trepada al Puerto de Palo, parece que te mueres, pero es tan maravillosa la experiencia que no quieres que se termine.

Los primeros días la mochila pesa, después el cuerpo se acostumbra e integra tu cuerpo. Es como tu casa, aprendes a armarla y amarla, que esté a mano a la mañana cuando te vistes a oscuras para no molestar.

Al lavar la ropa también, el primer día te da aprehensión juntar tu ropa con la del grupo, a los pocos días andas recolectándola para llenar la máquina.

Los albergues del primitivo son muy disfrutables, pero hay uno en Bodenaya de Alejandro, peregrino de incontables caminos; te brinda buenas comodidades, hace la cena y el desayuno, ambos de película, pasas una noche muy linda conversando, abrigado y cómodo, te despierta con música y no te cobra, dejas en una caja lo que quieres, te parece o puedes. Estas cosas se ven en el camino. Más adelante, cruzando un hermoso bosque, encontramos una mini frutería, había café, agua buena, torta, y pocas cosas más, todo salvo el agua tenía su precio, pero no atendía nadie, te servías y en una cajita dejabas tu moneda. Son cosas a las que no estamos acostumbrados.

Los hospitaleros al principio te desagradan un poco, porque tanto los asturianos como los gallegos son cascarrabias, pero a poco andar adviertes su gran vocación para lo que hacen, terminan atendiéndote y ayudándote de lo mejor. Uno tiene que aprender sus modos y adaptarse porque son muy buena gente.

Entrando a un caserío, detrás de una pirca, apareció un señor con flores y me las dio para que se las entregara a Eloisa, era un tambero que había estado en Argentina, allí aprendió todas nuestras ?malas palabras? las que usaba graciosamente todo el tiempo, nos llevó a su casa, nos dio leche fresca, nos hizo reír y nos acompaño para enseñarnos el camino, son anécdotas, pero marcan un poco cómo es esta experiencia.

Hoy quería escribir porque es un día especial, mañana llegaremos a Santiago y tenemos sentimientos encontrados, felices por lograrlo y tristes porque se termina.

Creo que el camino nos ha hecho muy bien. Tal vez parezcamos un poco locos (con locura de la buena espero), pero me parece que hay que tener algo de esa locura para encarar esta experiencia.

No hemos encontrado quien camine por motivos religiosos, todos son viajeros no convencionales (convengamos que solo viajeros no convencionales se la pasan caminando tantos días para un recorrido que en automóvil puede llevarte horas). Creo que es un desafío, a sus fuerzas, a su edad, buscando una experiencia especial, tal vez recibirse de ?Viajeros?. Pero comprobé que con el correr de los días se transforma en algo espiritual.

Para nosotros está siendo muy bueno, nos hemos llevado de maravilla, y creo que estamos mucho más unidos que antes. Lo vamos logrando, no es poca cosa.

Un saludo a todos, mañana es un día importante en nuestras vidas

El Camino de SantiagoGuía práctica

Camino de San Salvador
Actualizada la App de Camino de Santiago

Otros servicios

Ver la Guía práctica del Camino de Santiago en:


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto