Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Camino de Santiago

Λ

Me quedo contigo

Quería hacer sola el Camino pero un arrebato de orgullo me hizo cambiar de opinión.

Terminé la primera etapa entera y radiante. Definitivamente pensé, los cambios introducidos respecto al último Camino habían dado su fruto. Iba bien pertrechada, ¿Quién daba mas?: Había dejado mi mochila en los huesos, me había machacado en el gimnasio y caminaba con la mejor compañía nunca soñada. Pero resultó no ser todo tan simple pues cada etapa habría que ganársela a pulso.

En las primeras etapas, siempre me dolía algo. Empezaba con un dedo y yo ya pensaba que era una ampolla. Ni pensar en detenerse, pues mi compañero de viaje, me ponía firme, así que no había mas remedio que seguir. Al poco me dolía la pantorrilla y yo ya sospechaba tendinitis, eso sí,como por milagro, del dolor del dedo ni rastro... En los últimos kilometros de la etapa, ya no me dolía nada pero iba molida. Entonces juraba que esa era la última vez que hacía el Camino.

El Camino consumía toda mi energía. Ese esfuerzo se me reflejaba en la cara. Por eso a cada minuto oía a alguien decirme " Esa carita".... O también "Que las arrugas de tu cara, sean solo reflejo de tu risa..." De hecho, esa es una de las frases del Camino que no he olvidado y que procuro cumplir cada vez que me acuerdo.

Los días que las etapas se me daban mejor, soñaba con llevar a mis amigas una semana al Camino sin embargo, el sueño siempre se desvanecía como por magia en la segunda mitad de la etapa cuando el cansancio me ahogaba. Yo miraba a mi alrededor y me preguntaba si los demás irían tan cansados como yo, pero a juzgar por sus sonrisas y la energía de sus conversaciones parecían casi recién levantados...

En Frómista y tras una etapa de frío a 0 grados(estábamos a finales de mayo), lluvia y viento que amenazaba a cada paso con tirarme al canal, me rendí y decidí volverme a casa. Fue en ese momento cuando mis compañeros de viaje, a los que tampoco conocía tanto, vinieron a las 6:30 de la mañana a decirme adiós y desearme lo mejor y yo que venía de un entorno donde los sentimientos no existen, me sentí anonadada.

Entonces decidí que no podía abandonar el Camino y mucho menos a mis compañeros a los que tras su inesperado gesto me consideraba completamente ligada, pero todavía faltaba mucha vaselina en los pies, muchos litros de agua por beber y muchos plátanos por engullir para ver las torres de la Catedral de Santiago.

Hubo regalos caídos del cielo que siempre llevaré en mi corazón como ese baile que me eché ante la catedral de Burgos mientras alguien me cantaba al oído "Me quedo contigo" de los Chunguitos.

El Camino te enseña y te transforma, no en vano caminas junto a personas de otras ideas, culturas o países que a pesar de sus mermas siguen adelante. Coreanos solos en una cultura lejana, canadienses con 5 ampollas en cada pie que siguen caminando, mexicanos y daneses que por problemas de espalda tiran de un carrito para llevar su mochila y españoles, compañeros de viaje, con ideas y posiciones muy lejanas a la propia y alma combativa que su Camino pone en el Tuyo. Te encuentras con dificultades que hay que superar para llegar a la meta, pues si no te olvidas del cansancio, ni de tus dolores ni de tus miedos no llegas. Y sobre todo te encuentras contigo misma a cada minuto cuando compartes tu tiempo con otros y te preguntas donde colocar tu egoísmo, si delante o detrás de ti o cuando ante un cansancio infernal por tu mente desfilan en un segundo las opciones de abandonar, o coger un autobús para terminar la etapa o simplemente tomar un plátano y tras un pequeño descanso continuar...

El Camino te atrapa y una vez que lo pruebas, vuelves siempre a él.

El Camino de SantiagoGuía práctica

Camino de San Salvador
Actualizada la App de Camino de Santiago

Otros servicios

Ver la Guía práctica del Camino de Santiago en:


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto