Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Camino de Santiago

Λ

El Camino

Es normal que en el Camino te encuentres con cosas que no te gustan, pero ahí están y son parte del propio Camino y ello nos debería enseñar a valorarlo con todo lo bueno y malo que en él se pueda uno encontrar. En el Camino hay de todo y todo está en el Camino. En él encuentras compañía y soledad, silencio y ruidos estridentes, paz, ira y armonía, gratitud y abusos, buena gastronomía y no tan buena, acompañada de buenos caldos, frío, calor, cielo raso y lluvia intensa, agotamiento y relax, una propuesta, un deseo, una realidad y un destino. Camino, sólo Camino.

No permitas que el Camino te aleje de él. No permitas que nada ni nadie estropee tu Camino, me dijo un veterano peregrino. Por lo vivido hasta ahora en el Camino, no puedo más que dar gracias. En el Camino me siento como en casa. En el Camino hay esperándote un menú que no vale lo que te cobran. Te esperan terrenos llanos y no tan llanos. Sol, viento helado y prados verdes junto al río. Gracias al yo ronco peo te presto tapones. A las ampollas por no aparecer. Al agua caliente de los albergues. A Manolillo por tirar cuando hay pájara. Al viento por empujarnos de espalda. Al sol que calienta y hace más llevadero el frío. Al orujo que calienta por dentro. A la lluvia que nos moja y refresca cuando se tercia. Al panadero por pasar en el preciso instante en que le necesitaba. A los que caminan delante y a los que caminan detrás. A las pequeñas y no tan pequeñas iglesias que encuentras abiertas y transmiten paz interior, silencio y frescura mental.

En el Camino te espera eso y mucho más. Te espera el despertar de una inteligencia que creías dormida, un montón de amaneceres, quizás con nubes, quizás despejado, al natural, abrazos de nuevos amigos y compañeros de fatiguita y con los que compartirás el pan o algo más, pequeños templos y enormes e inmensas catedrales, un milagro que tal vez no es el que esperabas, literas rodeadas de ronquidos y cremalleras, polvo, barro, sol y lluvia, piedras, a veces carretera, muchos pasos, unos detrás de otros y muchos ocasos donde tal vez ya ni hagas pie. Pueblos dormidos que se desperezan tardíamente. Olor a pan recién hecho, a humo de una chimenea y a orines del ganado, el sonido del tañer de una lejana campana o el trinar de los pájaros mañaneros que te acompañan durante todo el camino de tierra. El Camino huele, claro que huele. El olor a soledad y a cansancio, a sudor, a frío y calor.

Cruzarás sombríos bosques de hayedos, robledales e incluso de eucaliptos. Verás viejas piedras y musgo, fina lluvia a veces y torrencial otras, niebla densa y sol que abrasa. Te encontrarás con tipos como yo que surgen de la nada y conversan contigo, otros pasarán sin más, sin dar explicaciones, seres extraños venidos de lejanas tierras que caminan sin descanso y sin mirar para atrás y acogedores lugareños. Te espera un bocadillo a orillas de tu camino, sentado en una piedra, que te sabrá tan bueno o mejor que aquél menú del peregrino. El abrazo y la sonrisa sincera de un hospitalero, puede que ampollas, puede que chinches en la cama, quizás la nevera del albergue repleta de manjares para ti, hoteles, pensiones, paradores e incluso tu colchoneta sobre el frio suelo o la piedra de un banco sobre el hotel de más estrellas del mundo, el cielo raso. Te espera la soledad para que hables contigo mismo, para que reflexiones, para que controles tu cansado cuerpo, para que ores en silencio si lo deseas. Te espera la compañía de otro peregrino o de un paisano para que alivies esa soledad no buscada. Muchas flechas amarillas. Muchas vieiras. Muchos cruceros o cruceiros. El sepulcro del Santo, el momento de pedirle, de confesarle tus carencias y necesidades, de confesarle tu debilidad y tus deseos. Te espera la Perta del Perdón y el botafumeiro. Te espera la misa del peregrino y varios sacerdotes para que confieses tus pecados, que los tienes y no son pocos. Llegarás a Santiago, no importa si no puedes, importa si quieres.

Recuerda que hacer el Camino es mucho más que recorrer ochocientos kilómetros. El peregrino va dando pasos hacia su interior recapitulando un proceso de búsqueda. Se va transformando de tal modo que aquél que partió diferirá muy mucho de aquél otro que llegue a Santiago de Compostela. El peregrino debe apartarse de la corriente mundana y hallar su propio rumbo y transformación interior, lo que le permita desarrollarse física, mental y espiritualmente, de acuerdo con sus creencias y convicciones. Una cura emocional, una búsqueda. Hacer el Camino es ir al encuentro de la soledad, del silencio, es ir en busca de compartir con extraños, es ir al encuentro del frescor de la mañana y quedarse boquiabierto con un amanecer. El Camino es un conjunto de aromas que por siempre te traerán al Camino, allá donde estés. El Camino es despojarse de todas las cosas inútiles de nuestra vida. Es ir en busca del \"Buen Camino\" recíproco y que así sea y el de una cena comunitaria, aunque sean lentejas y aunque a algunos les pese. El Camino son dos botas, una decisión, una ilusión, un bordón donde apoyarte y la esperanza de llegar. El Camino es mucho, mucho más. El Camino es todo y todo es el Camino.

El Camino de SantiagoGuía práctica

Camino de San Salvador
Actualizada la App de Camino de Santiago

Otros servicios

Ver la Guía práctica del Camino de Santiago en:


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto