Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Camino de Santiago

Λ

Un poco mas allá del horizonte

Cuando se pone un pie en el camino, es difícil volver a ser el mismo, es difícil no recordar con nostalgia cada paso recorrido, cada árbol, cada persona con la que te cruzas, cada anécdota, cada gota de sufrimiento, pero también de esfuerzo y sobre todo de recompensa.

He realizado tres caminos de santiago en bici tres años seguidos.

Primero año, Camino Francés desde Saint Jean Pied de Port

Segundo año, Víia de la Plata desde Sevilla

Tercer año, Camino del Norte desde Irún.

Camino Francés, mi primer Camino de Santiago... Al principio todo parecía ir en contra nuestra (acompañado de mi amigo Álvaro). El viaje en autobús con las bicis desde Madrid fue un infierno. Los primeros kilómetros son nada menos que subir los Pirineos... Pero cuando llegas a la cima eres invencible. Al principio pecas de pardillo por ser tu primera vez en muchas cosas y sufres más de la cuenta a lo tonto, pero al final, andar el camino termina siendo mejor que parar, se convierte en una adicción.

Este camino lo tiene todo: Cuestas y picos interminables en Los Pirineos y Galicia, llanuras kilométricas por Castilla León, bosques espesos...

¿Alguna curiosidad a destacar en mi viaje por este camino? Muchas: Me caí por un barranco, sin grandes consecuencias, conocí a mucha gente interesante, puse mi piedra en la cruz de hierro...

Inexplicable lo que sientes al llegar a Santiago de Compostela después de tantos días, de tanto andado. Sientes algo por dentro que te llena y que dejará una huella para siempre.

Vía de la Plata, de él me traje a casa un amigo de verdad. El segundo día conocí a mi amigo Manuel, un sevillano que nos acompañó a Álvaro y a mí todo el camino y que se ha convertido en un buen amigo mio. Estábamos desayunando, se sentó con nosotros y nunca mas se fue.

En este camino, al ser el segundo, rebajas el equipaje de cosas inútiles, eres más experimentado y sufres menos. A destacar de este camino, el sol y el calor que casi acaba conmigo el primer día (una hora entre encinares, sin pueblos ni agua a pleno sol casi nos cuesta un susto) y las delirantes llanuras infinitas despobladas de toda vida humana.

En este camino, nos pasaron muchas más anécdotas que en el primero. Antes de llegar a Salamanca, en lo alto de una montaña sin nada ni nadie alrededor, se me rompió el trasportín y se quedó un trozo de tornillo metido dentro de la bici. Estuvimos tres horas intentando con una navaja y un palo sacar el tornillo. Finalmente lo conseguimos y pudimos seguir nuestro camino. Al día siguiente me puse malo de la tripa y tuvimos que quedarnos un día parados en Salamanca sin poder seguir. En Sanabria, mi amigo Álvaro decidió irse a casa y mi amigo Manuel seguir más despacio, por lo que seguí yo solo dejando atrás a mis apoyos. Tarde solo 3 días mas en llegar a Santiago. No fue lo mismo sin ellos. Aún así, de nuevo, inexplicable. Este camino había sido mucho más duro, habían sido muchos mas kilómetros y la recompensa fue mayor.

Camino del Norte, o camino del sube baja, como le llamo yo. Los elementos principales son: Mar y cuestas. De este camino me llevé dos cicatrices que nunca olvidaré.

Manuel se vino de Sevilla a Madrid, se quedó una noche a dormir y al día siguiente partimos rumbo a Irún. El cambio de bici y de trasportín hizo que tuviéramos problemas con el trasportín el primer día. Se me rompió debido a las piedras en las bajadas y tuvimos que fijarlo con bridas. Quedó solucionado pero perdimos mucho tiempo.

Los sucesivos días fueron pasando con normalidad. Levantarse, rodar, cenar y dormir. Hicimos parada de 1 día en las fiestas del descenso del Sella en Ribadesella. Lo pasamos bastante bien. Agradezco la hospitalidad y amabilidad de la dueña de aparta-hotel donde nos quedamos, que nos hizo un hueco a pesar de estar casi completa y nos trató muy bien.

A un día de llegar a Galicia, nos empezó a llover muy fuerte y nos tuvimos que resguardar en un pueblecito llamado Santa Marina. Nos quedamos en un casa preparada para peregrinos, pero que no tenía ni secadora ni nada. Estábamos calados y no teníamos con que secar la ropa. A parte, los mosquitos se contaban por decenas y era imposible dormir. Al día siguiente, seguía lloviendo cuando nos despertamos. De repente, un claro llegó a nuestras cabezas. Al verlo, corrimos para vestirnos con la ropa mojada e irnos cuanto antes. Yo, le dí mi bote de grasa a Álvaro para que engrasara las bicis, al segundo me dijo que no salía porque estaba taponada la salida con arena. Cogí mi navaja nueva para destaponarla, con tan mala suerte que se me resbaló y me corté en la mano izquierda entre el dedo gordo y el indice. El corte era bastante profundo. Tuve que ir corriendo a urgencias. Me dieron puntos y me vendaron la mano. Ese era el fin del camino. No podía montar en bici, puesto que el manillar apoya justo donde me corté. No pude terminar mi tercer camino. Eso me dolió más que el corte. Ahora llevo esa marca en mi mano para siempre. Una marca que llevo con orgullo y con pena. Orgullo por habérmela hecho allí, pena por no acabar. Álvaro me acompañó a casa, Manuel siguió y terminó.

Para finalizar, me gustaría resumir todas mis vivencias en comentarios:

1.El camino se hace con la cabeza. Da igual lo que se ponga por delante o lo cansado que estés. Si la cabeza está segura, llegas donde sea.

2.Aprendes que nada es imposible.

3.Han sido las mejores experiencias de mi vida

Nos vemos en el horizonte, tened BUEN CAMINO.

El Camino de SantiagoGuía práctica

Camino de San Salvador
Actualizada la App de Camino de Santiago

Otros servicios

Ver la Guía práctica del Camino de Santiago en:


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto