Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Camino de Santiago

Λ

Mi camino en el tiempo

?El camino es el destino.? ?No paséis el tiempo soñando con el pasado y con el porvenir; estad listos para vivir el momento presente.? Son dichos muy bonitos pero hasta mi experiencia de peregrino nunca las llego a entender. Siempre de prisa, siempre corriendo, esto ha sido mi vida hasta el momento. Hasta el camino me enseño otro enfoque al tiempo.

Una vez sometido en la aventura el día se reparte de otra forma. El tiempo desaparece. Solo quedan momentos muy básicos: La salida del albergue --- marcha --- comer --- marcha --- llegar, cenar ---- salida ---- marchar---- comer ----- marcha --- llegar, cenar ---- salida ---- un sinfín de veces. Al final la rutina del día al día se establece y todo demás parece perder su significativo. Ya horarios de televisión o del transporte público pierden su sentido.

Aun me acuerdo como ayer, la salida de Alemania. El día anterior a todo correr, ultimo día de trabajo, acabando los últimos líos laborales, a casa rápido acabando la mochililla. Siguiente día madrugón y 2 h en coche al aeropuerto? Nada más llegar nos dimos cuenta que el vuelo en vez de las 10 horas fue a las 14 horas y hemos llegado a las 7 de la madrugada. No me lo podía creer. Tengo que esperar 6 h hasta subir al avión. No podía ser. Cuanto tiempo perdido. Tanto tiempo sin usar. Casi me muero de la impaciencia. Si no me hubiera dejado el i-Phone del curro en casa seguramente hubiera ?usado? el tiempo para trabajar. Hasta estuve mirando un vuelo que sale antes para no perder el tan valioso tiempo.

Bueno como podéis imaginar he sobrevivido la espera. Y no ha sido la última pero os aseguró que nunca más me agobie tanto por estas cosas. El primer día del viaje tocaba ir en tren de Bilbao a Irún. Como llegábamos un poco más tarde de lo previsto decidimos quedarnos en Bilbao y asumir un día de retraso. Ya pudimos empezar a reír de la metedura de pata del vuelo., aunque en voz bajo y solo un poco. Aun con el firme convencimiento de ?recuperar? el ?tiempo perdido?. Con que no hemos calculado el día siguiente es que el tren tarda para recurrir 120 km casi 3,5 h. Además por despiste nos perdimos la bajada en Irún y nos fuimos a Hendaye. Y como el mar y la costa y todo eso nos encantó pues decidimos de hacer noche allí. Pues ya vamos bien? Por la madrugada del 3er día y ni un kilómetro andado. Con el firme convencimiento de ?reconquistar? el tiempo perdido. Saliendo el siguiente día a las 7 del apartamento, nos pusimos en camino. La idea de desayunar ha sido pospuesto ya que no encontrábamos cafetería abierta después de cruzar la baía. Así nos pusimos en marcha con paso firme, a Santiagotxo donde íbamos a pillar el camino? una vez allí vimos las primeras flechas amarillas que luego tanto tiempo nos iban a acompañar?

El primer día llegábamos a San Sebastián, y hemos adelantado otros peregrinos. Pero el hecho de salir con poca comida y sin desayunar nos pasaba factura. Además el sol tan poco típico de estas tierras (según nuestra guía) nos pasaba factura?. Aprendiendo de los errores los siguientes días marchábamos mejor preparados. Pero también más tranquilos ya que vimos que forzando no vamos a llegar lejos? Así los siguientes días nos volvieron alcanzar gente que ya hemos pasado antes y se iban formando amistades. Pronto ya no nos importaba hasta donde llegábamos. La belleza de la naturaleza, de la montaña y del mar. También la hostilidad del tiempo cuando caiga un chaparrón muy fuerte (más típico de estas tierras según nuestra guía). Todo esto nos hizo más humilde con nosotros mismos.

La verdad ningún día más hicimos los 30 km del primer día. No porque hubiéremos sido capaz. Sino simplemente porque no nos apetecía. ¿Para qué? ?Pasa la barca pero sigue el río? o ?Pasa el peregrino pero sigue el camino?. Tuve suerte de pillarlo tan rápido. El camino es para disfrutar y para desconectar. Para independizarse de los ?obligaciones temporales? de la vida moderna. Y creo que justo por ello tiene tanto éxito desde hace ya unos años. Tal vez el vuelo y el tren nos han ayudado.

Pero he conocido gente que nunca lo llegaron a entender. De vuelta en Alemania conocí a una compatriota que todo orgullosa me contó que de Bilbao a Santiago solo 5 días ha tardado. En bici con una media de 120 km por día. La verdad me daba pena ya que no ha entendido de qué va el camino. Pues nosotros en 5 días solo hemos llegado a Markina, sin contar los días de vuelo y tren. Pero he aprendido que llegar lejos no siempre es lo importante. Sin no disfrutar del tiempo mientras estás en camino.

Ya sabéis que se dice: ?El camino es el destino?. Yo al final lo pillé!

El Camino de SantiagoGuía práctica

Camino de San Salvador
Actualizada la App de Camino de Santiago

Otros servicios

Ver la Guía práctica del Camino de Santiago en:


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto