Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Camino de Santiago > El Camino Portugués > Pontevedra - Caldas de Reis

^

Camino Portugués Etapa 4: Pontevedra - Caldas de Reis

Los albergues

Información sobre la etapa 4: Pontevedra - Caldas de Reis

La situación del albergue de Pontevedra exige hoy atravesar todo el núcleo histórico de la ciudad hasta el Ponte do Burgo sobre el río Lérez. Pasado este vado el Camino accede a los diminutos núcleos rurales de las parroquias de Santa María de Alba y Cerponzons y llega hasta San Amaro, primera aldea de Barro, a través de una fresca y abigarrada senda. El paso fugaz por el Concello de Portas, con las aldeas de Barosa y Briallos, empuja al peregrino a un inacabable tramo de pistas sin apenas sombras que finaliza a la entrada de Caldas de Reis, villa termal regada por los ríos Umia y Bermaña.

El itinerario

  • Km 0. Pontevedra (Todos los servicios)

  • Los más seguro es que el itinerario entre el albergue de peregrinos y el centro de Pontevedra lo hayamos recorrido la tarde anterior para visitar la ciudad. Junto a la estación de tren cruzamos en la avenida de Eduardo Pondal para tomar la calle Gorgullón, donde se encuentra el mojón de los 65.077 km. Siempre de frente desembocamos en la rúa Virxe do Camiño junto al hotel del mismo nombre. Al final de esta calle giramos a la izquierda por la rúa Sagasta e inmediatamente a la derecha por la rúa da Peregrina, una calle peatonal que confluye en la plaza Peregrina, donde está la iglesia de la Virgen Peregrina, construida a partir de 1778 y cuya planta tiene forma de vieira.

    De frente por la porta do Camiño, antigua puerta de Trabancos, entramos en la plaza da Ferrería, donde vemos el convento de San Francisco, del siglo XIV y de estilo gótico mendicante. En paralelo a los soportales de la plaza enlazamos con la plaza de Curros Enríquez y continuamos rectos por la rúa Real hasta la plaza de Celso García de la Riega. Aquí giramos a la izquierda por la rúa da Ponte, que abandona el casco histórico y llega hasta el Ponte do Burgo, sucesor del pontón romano que la vía XIX utilizaba para salvar el río Lérez. La fábrica es medieval pero ha sido muy restaurado posteriormente (Km 2,1).

    Lo cruzamos para reanudar la marcha por la avenida da Coruña, aunque pasados unos metros tenemos que seguir por la calle paralela de la izquierda, la rúa da Santiña. Sin pérdida y siempre de frente llegaremos hasta el barrio de A Gándara y más adelante junto a un observatorio de las Marismas de Alba, humedal de 80 hectáreas que alberga cientos de especies vegetales y 123 especies de aves. Nos encontramos ya dentro de la parroquia pontevedresa de Santa María de Alba y tras un discreto merendero llegamos al lugar de Pontecabras (Km 4,6).

    Pasamos bajo las vías y continuamos hasta Guxilde, donde se alza la iglesia de Santa María de Alba, construida en 1595 bajo la dirección de Mateo López y heredera del templo consagrado en el siglo XII por el célebre arzobispo Diego Gelmírez (Km 5,2). Medio kilómetro más adelante, tras pasar de nuevo bajo las vías, entramos en San Caetano de Alba, donde se encuentra la capilla homónima del XVIII (Km 6,2).

    La parroquia de Cerponzons toma ahora el testigo y el Camino Portugués visita dos de sus lugares: Leborei, donde hay una máquina de vending, y O Castrado (Km 7,3). En el mojón de los 56.996 km a Santiago da comienzo el tramo más reparador de la jornada: una senda encauzada por un muro de piedras recubiertas de musgo y hiedras (Km 8,2). Bajo el enmarañado dosel vegetal progresamos hasta el rego do Pozo Negro, que cruzamos por una pasarela rústica para llegar hasta un comprometido paso a nivel sin barrera. Tras él entraremos pronto en strong>San Amaro, que pertenece a la parroquia de San Mamede da Portela y al Concello de Barro.

  • Km 10,3. San Amaro (Bar. Albergue de Barro algo más adelante)

  • El itinerario continúa junto al mesón, pasando junto a un área de descanso. En el lugar de A Cancela se encuentra el desvío (Km 11,4) a Portela, donde se encuentra el albergue de Barro, disponible nuevamente desde junio de 2013. Jorge, el hospitalero, tiene las llaves de la iglesia. Abandonamos A Cancela por una pista asfaltada y al llegar a una carretera giramos levemente a la izquierda para tomar una pista agrícola que conduce hasta la parroquia de Agudelo, concretamente al lugar de Valbón.

  • Km 12,9. Valbón (Bar)

  • Aquí está el crucero de Amonisa, con una talla de Santiago peregrino en el fuste mirando al norte, hacia Compostela. A la salida avanzamos en paralelo a un viaducto y por un camino cruzamos el rego do Areal para salir a la carretera provincial EP-9407. Nada más cruzarla aparece el mojón de los últimos 50 kilómetros (Km 14,9). Varias pistas conducen ahora hasta una pequeña fábrica que precede al núcleo de La Seca, al pie de la N-550. Aquí también tenemos la oportunidad de reponer fuerzas en un bar que hay junto a la carretera.

  • Km 16,6. La Seca (Bar-Tienda. A unos cientos de metros Área recreativa del río Barosa con zona de baño y bar)

  • Por el arcén de la nacional salvamos el río Agra y entramos así en el Concello de Portas. Justo después dejamos la carretera por un camino que sale a la izquierda, y que pasa por el minúsculo núcleo de Barosa (a escasa distancia se encuentra el área recreativa) para terminar regresando a la N-550 tras unos emparrados. Es un paso fugaz, ya que volvemos a dejarla para entrar en Briallos.

  • Km 18. Briallos (Albergue. Tienda)

  • Para ir al albergue hay que desviarse unos 400 metros del Camino. En esta aldea hay un pequeño supermercado, al otro lado de la N-550, que abre todos los días de 9 a 21 horas y los domingos de 10 a 13 horas. El teléfono es el 986 54 08 69.

    Hasta el albergue de Caldas aún restan cinco kilómetros, ¡ánimo!. Salimos de Briallos al encuentro de la N-550 en la parroquia de Arcos da Condesa y abandonamos de nuevo la carretera para visitar la capilla de Santa Lucía (Km 18,7). De frente, por pistas sin apenas sombras que avanzan entre la N-550 y el río Chaín, continuamos hasta la aldea de Tivo. Con suerte tiene albergue, bar-restaurante y un par de fuentes que invitan a detenerse y a combatir el cansancio de este interminable tramo.

  • Km 20,8. Tivo (Albergue. Bar-restaurante)

  • Tan sólo veinte minutos después entramos en Caldas de Reis junto a la iglesia de Santa María. La portada que mira al oeste y el ábside son románicos pero tiene añadidos del XVII y XVIII como las capillas de San Diego y del Carmen. Nos dejamos caer hasta el puente sobre el río Umia, que a pesar de su tupida vegetación sumergida reclama un baño en los meses de verano, y después giramos a la izquierda por la rúa Laureano Salgado para visitar la fuente de las Burgas, de agua termal y construida a finales del XIX. Por la rúa Real atravesamos Caldas y llegamos hasta el histórico puente de fábrica medieval que salva el río Bermaña. El albergue de peregrinos se encuentra justo al lado.

  • Km 23. Caldas de Reis (Todos los servicios)

  • Las dificultades

    • Etapa sin apenas desniveles, ya que la diferencia positiva más relevante es de 100 metros de altura en un tramo de 4 kilómetros entre San Caetano y San Amaro. Las complicaciones pueden venir del lado de la seguridad, con entradas y salidas a la N-550 y el cruce de carreteras provinciales y un paso a nivel sin barrera.

    Observaciones

    • La oferta de albergues permite terminar la etapa en varios puntos distintos. Caldas de Reis es la única población con albergue que dispone de todos los servicios y, aunque no los aporta, Portela y Briallos ofrecen la tranquilidad propia del entorno rural.

    • En Caldas de Reis, además de los albergues reflejados en la etapa, el peregrino cuenta con la Pensión del Peregrino 'La Moderna'. Está en la Avenida Pedro Mateo Sagasta, 9, junto a la céntrica iglesia de Santo Tomás. Tiene capacidad para 24 personas, en habitaciones de 2,3 y 4 camas, y el precio es de 15 euros por persona. Teléfonos: 986 54 03 12, 638 883 842.

    En imágenes

    • Ruben García Blázquez
    • Ruben García Blázquez
    • Ruben García Blázquez
    • Ruben García Blázquez
    • Ruben García Blázquez
    • Ruben García Blázquez
    • Ruben García Blázquez
    • Ruben García Blázquez

    Qué ver, qué hacer

    • CALDAS DE REIS:
      A su paso por Caldas de Reis el lunes 2 de mayo de 1594, Juan Bautista Confalonieri relata: "a comer en Caldas de Rey, lugarcillo o villa sin muros, con casas y calles al estilo de Galicia, y 200 o 300 fuegos. Tiene un buen puente antes y otro después, y se llama el puente de Caldas; en el río se pescan truchas". Hoy, el Camino Portugués accede a este municipio de más de 10.000 habitantes por la parroquia de Arcos da Condesa, una de las nueve que lo conforman. El hallazgo del conocido tesoro de Caldas de Reis, un valioso conjunto de piezas de oro fechado en la Edad del Bronce y que se encuentra en el Museo de Pontevedra, certifica ya en ese periodo la presencia de pobladores. Fue la capital del pueblo castreño de los cilenos y era conocida por diversos historiadores romanos como Aquae Celenae. Fue una mansión de la vía XIX y sede episcopal durante el reino visigodo antes de trasladarse a Iria Flavia. En Caldas de Reis nació en 1105 el rey Alfonso VII de León, apodado el Emperador e hijo de la reina Urraca y el conde Raimundo de Borgoña. De ahí el sufijo del topónimo de Reis (de Reyes).

      A la entrada de la población se pasa junto a la iglesia de Santa María, cuyo ábside denota un origen románico y que destaca por sus canecillos con figuras humanas y de bóvidos. También merece de esta época la portada occidental, donde se aprecia en el tímpano una representación del Agnus Dei o Cordero de Dios. En otras parroquias del Concello existen buenos ejemplos románicos, como las iglesias de Santa María de Bemil, San Andrés de César y San Esteban de Saiar. En el centro de Caldas está la iglesia de Santo Tomás Becket, construida en 1890 con parte de las ruinas de la fortaleza natal de Alfonso VII y flanqueada en el exterior por palmeras. Caldas de Reis también posee un interesante jardín botánico con más de un centenar de variedades.

      Envuelta por los ríos Umia y Bermaña, las propiedades terapéuticas de las aguas termales de Caldas de Reis no pasaron desapercibidas al Imperio ni a los turistas y peregrinos que la visitan. Hay un par de balnearios, el Acuña, a la entrada junto al río Umia, y el Dávila, en la calle Laureano Salgado, donde regalarse un baño reparador tras la etapa. Hay quien se conforma con remojar los pies en la fuente pública de agua medicinal de Las Burgas o en verano quien opta por zambullirse en el río y pasear por su ribera. La oferta gastronómica da a escoger entre un buen plato de trucha, caldo, ternera, empanada de berberechos o sardinas, pan de maíz y roscón casero.

    El Camino de SantiagoGuía práctica

    ¿Qué parte quieres imprimir para llevarte al Camino?

    Ahora puedes elegir qué quieres imprimirte para llevártelo al Camino.

    El camino en bici
    Camino de San Salvador
    Actualizada la App de Camino de Santiago

    Otros servicios

    Ver la Guía práctica del Camino de Santiago en:


    Buscar en

    Información de Copyright y aviso legal

    Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

    En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

    Fundación EROSKI

    Validaciones de esta página

    • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
    • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
    • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
    • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto