Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


^

Camino Catalán por San Juan de la Peña Etapa 14: Ena - Santa Cilia de Jaca

Los albergues

Información sobre la etapa 14: Ena - Santa Cilia de Jaca

La Vía Tolosana procedente de Arlés, que entra en España por el paso de Somport, el Summo Pireneo, se encuentra tan solo a una veintena de kilómetros. Acogerse al itinerario principal ya era motivo de celebración entre los peregrinos del medievo y no lo es menos para el caminante contemporáneo. En tierras del Sodoruel, la plana oscense entrega el relevo a la Jacetania, con Botaya como punta de lanza y un sendero posterior que asciende al entorno protegido de San Juan de la Peña. Recostado al sol de San Indalecio se encuentra el monasterio nuevo y más abajo el primitivo, morada de eremitas con su bello claustro de ojos saltones y de peso incalculable en la Historia. Una encrucijada, la de los Cuatro Caminos, inicia el descenso implacable hasta Santa Cruz de la Serós, con muestras de arte lombardo y lugar de descanso para afrontar el solitario tramo hasta Binacua. Más abajo, antes de llegar a Santa Cilia de Jaca, el Camino Catalán por San Juan de la Peña y el Camino Francés a su paso por Aragón se hacen uno solo para seguir hasta Compostela.

El itinerario

Salimos del albergue a la derecha, en dirección opuesta a la plaza, y de nuevo hacia la derecha para salir por la carretera rural de acceso. En cien metros la dejamos por la izquierda para tomar un camino, coincidente con el GR-95 del itinerario romano que seguimos desde Sarsamarcuello. A escasa distancia, en la primera bifurcación, seguimos por la derecha, siempre cercanos al barranco de Ena. Más adelante pasamos junto a una casa, que es la vivienda de una pareja (Km 2,1).

El recorrido continúa en dirección Norte, ganando altura poco a poco, entre boj, brezo y aliagas. El tramo es muy propenso a encharcarse, debido a la proximidad del Barranco de Ena y de varios torrentes, y tendremos que ir evitando charcos e incluso saltar o vadear algunos cauces que bajan del lado izquierdo. A cuatro kilómetros de Ena veremos salir un camino menos claro a mano derecha, también marcado con flechas amarillas. Es una variante que ataja un tramo de pista, por si a alguien le interesa. Si pasamos de largo el desvío continuaremos por el GR-95, y a 600 metros nuestro camino gira a la derecha, desechando otro que sigue por la izquierda.

Encajonado hasta ahora, el trayecto se abre al valle donde se encuentra Botaya, cubierto de cereal y esparceta, una leguminosa forrajera de flor rosa que se cultiva para el ganado y, además, con el fin de frenar la desertización. Ya alcanzamos a ver la población del Sodoruel bajo la montaña protegida de San Juan de la Peña. En Botaya, primera de la comarca de la Jacetania en el Camino, hay un bar social, a la entrada a izquierda, y un albergue privado (ver observaciones). Pasado el bar se encuentra la iglesia de San Esteban, que conserva de la iglesia románica la pila bautismal, varias ventanas y el tímpano de la fachada sur. Éste muestra un pantocrátor rodeado del Tetramorfos, con tres figuras animales y un ángel que representa a los cuatro evangelistas, y también un crismón flanqueado por los Apóstoles (Km 7,8) .

Se sale de Botaya por la calle Mayor para tomar la carretera, donde hay una fuente. Seguimos por ella cerca de 800 metros y la abandonamos por un camino pedregoso que nace a mano izquierda, donde aparte de las flechas seguimos encontrando las indicaciones del GR-95. Subimos junto al barranco de Botaya hasta penetrar en un acogedor robledal (Km 9,2) , que pondrá a prueba nuestra resistencia con una corta e intensa subida. Tras un último tramo de piedra más complicado recuperamos el aliento para retratar la bella estampa de bosque mixto que asoma bajo nuestros pies (Km 9,7) .

Entre la umbría de acebos, robles y pinos silvestres se alcanza cómodamente la pradera de San Indalecio, donde se recuesta al sol el Monasterio Nuevo de San Juan de la Peña. Acoge varios Centros de Interpretación, una lujosa Hospedería, una tienda de recuerdos y un bar-restaurante. Sus obras comenzaron a raíz del incendio que asoló el Monasterio Viejo y se prolongaron desde el año 1676 hasta comienzos del siglo XIX (Km 10,5) .

Cogemos la carretera en dirección al Monasterio Viejo, pero en lugar de bajar por ella lo hacemos por la senda señalizada que une ambos cenobios. Nace enseguida a mano izquierda. Es un sendero pedregoso y veteado de raíces en fuerte bajada. Tiene un tramo final de escaleras que salen a la carretera. La seguimos por la izquierda en bajada hasta el verdadero Monasterio de San Juan de la Peña, icono junto a Montserrat y que da nombre a este Camino. El ecuador de la etapa invita a apuntarse a una de las visitas guiadas. No hay que desaprovechar estas oportunidades, caminar es el medio, no el fin. Nació probablemente como monasterio de San Juan Bautista en el siglo X y fue refundado un siglo después por Sancho el Mayor. A cobijo de la impresionante roca de conglomerado reposa el claustro, su joya más atractiva, al que se accede por una puerta mozárabe. En muchos de los capiteles, decorados con el taqueado jaqués que nació y se propagó en el Camino de Santiago, destacan las expresivas figuras de ojos grandes realizadas por el Maestro de San Juan de la Peña (Km 11,5) .

Junto a la caseta de información y venta, cogemos el GR-65 3.2 en dirección a Santa Cruz de la Serós. Llega hasta un collado donde se separan cuatro caminos (Km 12,7). Tomamos el de Santa Cruz, a la izquierda. El itinerario desciende por una senda pedregosa, asomada al precipicio, con vistas a la Canal de Berdún y a la cordillera pirenaica. Un tramo con vistas envidiables que da paso a un túnel arbóreo y un torrente de cantos gruesos. Saldremos a una zona más pelada para cubrir el último trecho, ya con vistas de esta población de la Jacetania de unos 200 habitantes. La senda sale a una pista de gravilla y en lugar de cruzar el río giramos a la derecha. Es la forma más rápida de llegar a la iglesia de Santa María, que perteneció a un cenobio femenino de finales del siglo X, de donde proviene el nombre de Sorores que ha llegado como Serós (Km 14,9) .

En Santa Cruz de la Serós hay bares, restaurantes y tiendas y hay que reponer fuerzas para el solitario y escabroso trayecto de más de una hora hasta Binacua. El itinerario continúa hacia la iglesia de San Caprasio, que parece una maqueta. Antonio García Omedes, en su completa obra web sobre el románico aragonés, presenta a esta iglesia como "el edificio lombardo situado más al oeste de todo Aragón". Del siglo XI, fue restaurada hacia 1950 y despojada de añadidos de siglos posteriores.

Abandonamos Santa Cruz de la Serós por la carretera y al poco, junto a una fuente, sube una pista a mano izquierda. Los primeros metros son los más pendientes, luego suaviza y la pista fluye en una senda, sinuosa, que alcanza posteriormente una loma. No desciende de sopetón y por un pinar recorremos la ladera. Posteriormente una vereda baja hasta el barranco de Fuente Biescas (Km 18) . Acompañamos su margen y ya por pista desde hace un tramo entramos en el caserío de Binacua (Km 19,1) .

A la salida se encuentra la iglesia parroquial, dedicada a los Santos Ángeles. Es también románica, del siglo XII, con los arquillos ciegos típicos del estilo lombardo en el ábside y una bonita portada. El Camino Catalán de San Juan de la Peña está a un paso de enlazar con el Camino Francés que entra en España por Somport (quizás mal llamado por todos nosotros Camino Aragonés). Descendemos por la carretera y antes de llegar a la N-240 confluimos con el camino mayor y los peregrinos que vienen desde Jaca. Un momento de gran celebración en la antigüedad, cuando se conectaba con la corriente principal, por la seguridad que aportaba (Km 20,4) . Llegamos a la N-240 por una cabañera y la cruzamos con suma atención para entrar en Santa Cilia de Jaca. El albergue de peregrinos se encuentra en el conjunto histórico, en la calle del Sol, 8 (Km 22,2) .

Las dificultades

  • Breve pero intensa subida hasta el Monasterio Nuevo de San Juan de la Peña: Tras dejar la carretera que sale de Botaya, hay que salvar una dura subida hasta la pradera de San Indalecio, primero por terreno abierto, más suave, y más costosa cuando se interna en el robledal.

  • Descenso desde el collado Cuatro Caminos hasta Santa Cruz de la Serós: En tan solo 2,2 kilómetros caen 365 metros de altitud. Aparte del acusado desnivel se complica por la abundancia de cantos sueltos. Las vistas son espectaculares y la primera parte avanza al borde de un precipicio.

Observaciones

  • El albergue Casa del Herrero de Botaya abre en función de las reservas, así que es indispensable llamar con antelación para asegurar la disponibilidad. Tlf: 974 35 98 53. Bar social de Botaya: 974 35 98.

En imágenes

  • Ruben García Blázquez
  • Ruben García Blázquez
  • Ruben García Blázquez
  • Ruben García Blázquez
  • Ruben García Blázquez
  • Ruben García Blázquez
  • Ruben García Blázquez
  • Ruben García Blázquez
  • Ruben García Blázquez
  • Ruben García Blázquez

perfil de la etapa 14: Ena - Santa Cilia de Jaca del Camino Catalán Por San Juan De La Peña

Perfil de la etapa 14: - del Camino Catalán Por San Juan De La Peña

El Camino de SantiagoGuía práctica

El camino en bici
Camino de San Salvador
Actualizada la App de Camino de Santiago

Otros servicios

Ver la Guía práctica del Camino de Santiago en:


Buscar en

Información de Copyright y aviso legal

Visita nuestro canal Eroski Consumer TV

En EROSKI CONSUMER nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. © Fundación EROSKI

Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto